• Alex Pedraza

Díaz Antes: Álvaro Díaz uno de los artistas más originales de su generación



Si no estás muy relacionado con la música de Álvaro Díaz, es muy probable que al escuchar este álbum quieras adentrarte más y si eres de aquellos que siguen su carrera, no hay mucho que podamos decir que no sepas.

Vivimos en un auge de la música inspirada en lo urbano, en Estados Unidos el contundente dominante es el Rap, mientras que en Latinoamérica dependiendo de la zona, es el tipo de sonido que impera, en Venezuela hay grandes raperos más apegados a lo tradicional; en Argentina y Chile se tiene una corriente más inclinada hacia el Trap; mientras que en México emerge y crece una combinación entre Rap y Corridos; y sin olvidar que el país más dominante es una pequeña isla en el caribe, hablamos de Puerto Rico, en donde sin duda podemos encontrar sin problemas exponentes de todo tipo de música inspirado en lo urbano. En una isla llena de muchos talentos, la mayoría tratando de incursionar en el reggaetón, encontramos a Jorge Álvaro Díaz, un artista que ha ido creciendo, sin embargo no es nuevo en nada de esto, pero que desde que surgió, ha estado tratando de hacerse un espacio entre los grandes nombres siendo fiel a su estilo.

Tras poco más de 4 años de “San Juan Grand Prix”, la espera terminó en el final de un año sumamente difícil para el mundo, como si se tratase de algún tipo de recompensa tanto para Álvaro, como para cualquiera que disfrute esta pieza. Y es que este trabajo realmente es una bocanada de aire fresco, ya que Alvarito probó un montón de sonidos e ideas que no solemos escuchar, no al menos con artistas de Latinoamérica, y es que eso es Álvaro Díaz, más allá que solo un rapero, es alguien que demuestra que no solo le gusta entrar al estudio a romper el beat mientras tira barras; él va más allá, le gusta formar todo un universo alrededor de la música.

“Diaz Antes” se siente como un álbum para montarse al auto, tirarse a carretera y disfrutarlo a lo largo de este viaje, como si se tratara de una travesía en los años cuando en tu coche solo podías escuchar lo que las emisoras de radio podían ofrecerte, tratándose de un recorrido por carretera con distintos tipos de tramos, rectas en gran velocidad, curvas peligrosas, subidas y bajadas inclinadas y es que la música de este trabajo te hace sentir así, tener distintas sensaciones en su recorrido, debido a los saltos de estilos al cambiar la estación y haciéndote sintonizar un nuevo mood. Lo describo así por todo el universo que montó el Young Luis Miguel para este trabajo, visualmente es notable la presencia de autos deportivos; y manejando un concepto donde estamos escuchando la radio, a través de los 17 tracks, sintonizamos 5 estaciones diferentes.

El álbum se desarrolla a lo largo de una hora, que probablemente alguien no daría skip a algún track, ya que de seguro en algún momento Álvaro dirá algo que te hará sentir identificado. Comenzando con la estación Wavy Pa Las Babys que, como en una recta, te hará acelerar de 0 a 180 de inmediato debido a sus ritmos frescos, pero agresivos y canciones que te harán sentir que puedes salir a comerte el mundo; seguido de Gata Gangster Radio, que se siente como un tramo de subida y podremos definirlo como una mofa a las manipulaciones tóxicas, con tracks que plasman lo que quizás fue una relación así, pues también hay tintes románticos y música para la bellakera; pasando a La Ciudad de Los Niños Tristes, en donde, como en una carretera en picada, tocamos fondo con temas que son odas a los corazones rotos; mientras que 100pre En El Meneo entramos a un camino lleno de curvas peligrosas, pues se centra en un sonido bajo el dembow, sin embargo, a pesar de esto, no cae en lo común, el sonido sigue siendo algo que difícilmente escucharemos bajo este tipo de ritmo; para finalmente llegar a Salsa Golda FM, la recta final, una estación pensada especialmente para el cierre de este recopilatorio, en donde el Flex predomina bajo ritmos más ásperos y que nos trasmiten la esencia del Álvaro que comenzó a abrirse un camino en el juego.

Un proyecto muy bien ejecutado, Jorge Álvaro durante una hora nos da un montón de ritmos, sonidos inspirados tanto en la cultura anglosajona cómo latina, derivando así un sonido peculiar, un estilo de música que difícilmente podemos afirmar haberla escuchado anteriormente con otros artistas y tal vez esto es la mayor particularidad de este mixtape, aún teniendo letras de todo tipo, narrativas de distintas situaciones, que hacen este producto algo único. Y no es para menos, pues se trabajó durante muchos años, y considerando qué hay canciones que grabó en 2012 como “Gongoli” y tal vez otras que probablemente tienen entre de 3 a 5 años, es reconocer que su música no se crea bajo tendencias, si no bajo sus principios de hacer obras únicas y atemporales, lo que nos confirma, una vez más, que la visión de Álvaro va más allá de lo convencional.


Tal vez aquí observemos un fenómeno tal como el de Kid Cudi, después de él ha habido artistas con números gigantescos, como Travis Scott (quien abiertamente reconoce que toda su inspiración se debe a Scott Mescudi), pero no hay que olvidarlo, es Después De Él, Cudi es un pilar e influencia y es reconocido como el primero e inspiración de toda esta nueva oleada; quizás para Álvaro no sea distinto, en los Díaz Después podremos encontrar artistas que tengan más reconocimiento, pero estén inspirados en este exponente que, por hoy, está ofreciendo propuestas nuevas y lo recordaremos por quien abrió camino. Te podrá o no gustar lo que Álvaro hizo, pero es innegable su merito de ir en contra de lo convencional y romper tabúes bajo su propio esquema de trabajo y eso es algo que se debe reconocer.



737 vistas0 comentarios