• Sagax

Hellow Festival 2019

Actualizado: may 18


El evento ya estaba anticipado. Fueron meses de incertidumbre porque nadie sabía si A$AP Rocky podría presentarse por primera vez en México. Por fortuna, después de una “telenovela” política, el rapero fue liberado de su confinamiento en Suecia a unas 3 semanas de su presentación en la ciudad de Monterrey; todo apuntaba a que estaría listo para deleitar a miles de personas preparadas para viajar desde todas partes de la república mexicana sólo para poder ver a su ídolo. Y así fue, el mundo del rap le sonrió una vez más a todo el estado de Nuevo León.


Llegaba el día. 24 de Agosto de 2019 marcaba el calendario, era el día del tan esperado Hellow Festival. El día amaneció soleado, caluroso, empezaba a dar mucha sed y la ciudad regia estaba repleta de gente ansiosa de buena música y cerveza. De pronto empezó a nublarse cerca del inicio del evento y pocos minutos después cayó una tormenta con mucho viento y toneladas de agua. Pasó por mi cabeza que tal vez cancelarían el festival debido a las complicaciones que puede haber en los escenarios a causa de este tipo de clima. Sin importar estas condiciones, nos dirigimos al Parque Fundidora viendo cómo las calles y banquetas se inundaban por la imparable lluvia. Llegamos al inmueble como a las 4pm, accedimos sin problemas y nos sorprendidos al ver cómo la lluvia no detenía a nadie. Todos estaban empapados y listos para disfrutar del festival. Ya dentro del evento, la primera parada obligada era para comprar una cerveza doble bien fría para no oxidarnos de tanta agua que nos caía. Después nos dirigimos hacia el Deluxe Stage a ver el show de “CLUBZ”, banda regiomontona que puso a todo el público a bailar y nos hizo olvidarnos de la tormenta con un sonido fresco cargado de instrumentos e improvisaciones. Gran manera de comenzar con el banquete musical del día.

Una de las ventajas del festival es que los 2 escenarios principales se encuentran juntos e intercalan las presentaciones (en cuanto termina una en el Hellow West Stage, comienza otra en el Hellow East Stage), por lo que si agarras buen lugar, puedes tener una buena panorámica de ambos escenarios y no perderte ninguno de los principales conciertos. Nos instalamos a la mitad para ver prácticamente todas las presentaciones que restaban para el día: Honne, Justice, A$AP Rocky y J Balvin.

Honne bien; tranquilo y fresón. No fue muy emocionante pero adecuado para matar el tiempo en lo que salían las verdaderas estrellas. Ya avanzada la tarde, era el turno de Justice, que mezclando sus canciones y otros clásicos de la música electrónica, puso a bailar a todos los espectadores que seguían moviéndose debajo de la tormenta. Su setlist incluía un tributo a The Prodigy (banda que recientemente perdió a su líder a causa de su suicidio) y varias canciones de rap que seguramente tenían como finalidad hacerle un warm-up a A$AP Rocky, sonando impecables y demostrando por qué se les considera como unos de los DJs más talentosos de todo el mundo.


La noche había caído sobre el Parque Fundidora a pocos minutos de que el rapero neoyorquino saliera a dar su primera presentación en nuestro país. Una tela blanca cubría completamente el escenario mientras miles de personas se empujaban para tener el mejor ángulo del espectáculo que estaban a punto de presenciar. De las enormes bocinas comenzaban a sonar varias canciones del rapero, la gente estaba emocionada y gritando para que Rocky se apresurara en salir. Cómo era de esperarse, Rocky comenzó dando un gran salto mientras se escuchaba: “¡GANG!, ¡GANG!, ¡GANG!” y abría con “A$AP Forever”, el sencillo más importante de su último álbum y una canción que todos queríamos escuchar. Rocky siguió rapeando, alternando de manera exquisita entre sus proyectos, eligiendo las mejores canciones para poner a saltar a todas las almas que gloriosamente saltaban y gritaban su nombre. “Fukk Sleep”, “Fuckin’ Problems” “Praise The Lord” y “Lord Pretty Flacko Jodye 2” fueron algunos bangers de su repertorio que hicieron explotar a los espectadores, así como sus colaboraciones en canciones como “No Limit”, “Plain Jane” y “Yamborghini High”. En este última, Rocky aprovechó para rendirle homenaje a su fallecido amigo A$AP Yams, de quién prometió dedicarle parte de sus show durante toda su carrera. La presentación alcanzó su climax en varios momentos: el primero fue cuando en las pantallas del escenario se reproducía una especie de “tutorial” en donde le mostraban a toda la gente cómo hacer un mosh pit. Grandes círculos de lodo se abrieron en todas partes, la gente apachurrada no sabía ni a dónde moverse cuando de pronto comenzó a sonar el intro de “Wild For The Night”. Rocky repetía “wait for the drop, wait” y cuando por fin llegó, todos se volvieron absolutamente locos, una verdadera fiesta de la música llena de empujones y lluvia.

“You’re in the mud, you’re in the rain, you’re not giving a fuck. ¡This is some serious Woodstock shit!”

Agua no era lo único que llovía y el escenario se llenó de sostenes de todos los tamaños (como ya es tradición en los conciertos del rapero), mientras Rocky los recogía y los acomodaba en sus brazos. Se veía que estaba contento de estar en Monterrey y ya hacia el final, las luces se fueron hacia abajo y era turno de una canción que todos esperábamos: “L$D”. Fue un momento de mucho sentimiento, un momento de relajación después de tanto empujón y grito. El rapero también aprovechó para darnos un adelanto de “BABUSHKA BOI”, canción que se estrenaría unos 3 días después.

A pesar de la corta duración del show (poco más de 40 minutos), el rapero no defraudó y nos regaló un poco de su energía, que a pesar de que se sentía un poco apagada, probablemente por los incidentes de los últimos meses, fue capaz de prender a las casi 100 mil personas que estaban frente a él.


El festival continuó y era turno del ícono latino, J Balvin, quien con un gran equipo de bailarines, botargas y excelentes visuales, puso a bailar y cantar a todo el público. Canciones como “No Es Justo”, “Mi Gente”, “No Me Conoce” y todas las de su nuevo álbum colaborativo con Bad Bunny, “OASIS”, hicieron del ambiente del Hellow Festival una verdadera fiesta. Sin duda, el momento más alto de su presentación fue “LA CANCIÓN”, que fue coreada por un número cercano al 100% de los asistentes y nos puso a todos muy nostálgicos. La verdad nadie estaba preparado para escuchar ese putazo en vivo.

Después de mucha cerveza, unos cuantos toques y mucha diversión terminó nuestro gran día en el Hellow Festival, un festival que cada año sigue creciendo y atrayendo a más gente, no sólo mexicanos, sino provenientes de otras partes de América Latina e inclusive EUA. Por lo que pudimos ver, el evento le causa orgullo a todos los regiomontanos por lo que significa traer a grandes estrellas de la música mundial a su ciudad, y tenemos la seguridad de que los organizadores van a superarse y traer a todavía artistas más grandes al Parque Fundidora. Sólo nos queda esperar que el género se siga haciendo presente en el cartel del Hellow, y ¿quién sabe? tal vez el próximo año podamos ver a otro gran rapero pisar por primera vez nuestro increíble país.

7 vistas

©2020 por RYRNA.