• Mario Sandoval

Reseña: Recovery de Eminem.


En junio del 2010, Eminem regresaba con "Recovery" a la cima de la popularidad donde el rapero se encontró años atrás debido a sus letras controversiales. En esta ocasión, el motivo fue el sonido comercial, además de las líricas acerca de superación personal y auto-empoderamiento que el nativo de Detroit empleó en su séptimo álbum de estudio.


Trasfondo.


"Caíste hasta el fondo, tendrás que comenzar de nuevo para volver a la cima."


En 2006, Proof, quien fuese el fundador del grupo D12 y mejor amigo de Eminem, fue asesinado a las afueras de un club nocturno en Detroit tras una discusión en un juego de billar. Desde entonces, la vida, tanto personal como artísticamente de Eminem cambió.


Meses después del suceso, Eminem anunció que se tomaría un descanso temporal para dedicarse únicamente a producir para artistas de Shady Records. Como lo bien lo vimos en el lanzamiento de "Eminem Presents The Re-Up", un álbum recopilatorio de artistas de Shady Records producido por Eminem, y en 2007 en distintos proyectos de 50 Cent y Ca$his.


Dr. Dre, Eminem, Ca$his y 50 Cent en 2006


Eminem poco a poco comenzaba a alejarse del spotlight, más sin embargo en 2019 se haría público que en ese entonces, Eminem se encontraba trabajando en un mini-mixtape que pensaba lanzar, en lo que buscaba un enfoque más sólido para un futuro álbum.


Pero bueno, volvamos al 2007, al 24 de diciembre para ser exactos, eran las vísperas del cumpleaños de Hailie, su hija, Marshall Mathers era encontrado inconsciente en el baño de su casa y fue internado en un hospital. Los diagnósticos arrojaban que todo fue debido a una sobredosis de metadona, a lo que según los doctores, de haber llegado dos horas tarde al hospital, el rapero hubiese fallecido.

Eminem y Ca$his en 2007


El 20 de abril del 2008, Eminem lograba su sobriedad, y desde entonces, el rapero se enfocaría en bajar de peso y, finalmente, trabajar en su próximo álbum, después de cinco años. Durante ese lapso de dos años, su mentor, Dr Dre le ofreció a Slim Shady lo mejor que tenía en su catálogo de beats para que el rapero de Detroit saliera del bloqueo mental en el que se encontraba y así él poco a poco grabaría una gran cantidad de canciones, hasta que logró juntar material suficiente para tres discos.


Eminem, Dr. Dre y Mark Batson trabajando en Relapse en 2008


En 2009 lanzó "Relapse", meses después lanzó "Relapse: Refill" y para el año siguiente lanzaría "Relapse 2" que en su momento dicho título sería cambiado a "Recovery", ya que Eminem sentía que este proyecto merecía su propio nombre, debido a los temas oscuros y personales de los que habló en el álbum.


"Recovery" está aquí.


El álbum arranca con "Cold Wind Blows", un track producido por nadie más que el icónico Just Blaze, en el cuál Eminem tranquilamente deja liberar su personaje de Slim Shady, que muchos en ese entonces creían muerto. Lo mismo sucede en tracks como "Won't Back Down" junto a P!nk, "Untitled" producido por la leyenda de Mobb Deep, Havoc, y los únicos dos cortos producidos por el magnate Dr. Dre; "So Bad" y "Ridaz". Estos cinco tracks no aportan mucho a la temática central del álbum, pero son consistentes en el sonido empleado en "Recovery" y más sin embargo, son realmente disfrutables y no pasan desapercibidos a lo largo del álbum.

"I can almost taste it."

Como lo decía al principio, el tema central de "Recovery" era Marshall Mathers mostrando su faceta más personal. Después de atravesar su grave adicción al Xanax, Valium y Vicodín, él se sentía seguro de sí mismo y su autoestima había vuelto, pero aún con más fuerza. Esto lo podemos notar en tracks como "25 to Life"; uno de los tracks más fuertes del álbum donde Eminem mira tanto al Hip-Hop como a la industria musical como una condena y de igual manera se encuentra sin escapatoria, ese corto contiene en los coros vocales no acreditadas por parte de la cantante de The New Royales, Liz Rodrigues, quien es conocida por colaborar frecuentemente en varios álbumes de Eminem y que incluso vuelve a colaborar más adelante en este álbum, hablo de "Almost Famous", una canción donde Eminem se muestra desesperado pero a su vez seguro de que volverá a la cima donde en algún momento de su carrera se encontró.

"She's on my dick 'cause I spit better than you."

Las críticas siempre fueron uno de los puntos débiles en Eminem, y en "On Fire", Marshall nos muestra una vez más de lo que es capaz de hacer en cuanto a skills y en empleo de métrica se refiere, arremetiendo en contra de los críticos (bah, una vez más), quienes, acorde a Eminem, jamás tienen algo bueno por decir y no miran más allá de lo que el artista en cuestión puede estar pasando, los críticos jamás le preguntarán cómo estuvo su día pero lo que sí harán es hacer hasta lo imposible por dejarlo mal parado ante la misma crítica musical, es por eso que en el mismo track, Eminem ni se molestó en hacer un buen coro, ya que la ocasión no lo meritaba, y cito: "Acabo de hacer un coro de mierda en el medio de dos versos larguísimos, y si pensaste que esto es una canción, lo haz malinterpretado."


Retrocedamos en el tiempo (sí, de nuevo) y vayamos a 2008, ¿quiénes dominaban en el Hip-Hop? ¿Kanye West? ¿Lil Wayne? ¿T.I.?, es curioso que lo mencione, todos ellos pasaron por la mente de Eminem en esos tiempos, ya que el mismo Em' confiesa en "Talkin' 2 Myself" el haberse sentido celoso de lo que ellos lograban mientras Slim Shady se hundía poco a poco en su envidia y se arrepiente de ello, haciendo de este track una disculpa a los tres raperos en cuestión. Sin embargo, en 2009 Eminem se encontraría mejor mentalmente y lograría trabajar con Kanye, Weezy, y una vez más, con T.I. Y hablando de Lil Wayne, este nos ofrece uno de los mejores versos en un álbum de Eminem, hablo de "No Love", track donde Eminem nos mostraba de nuevo lo seguro que se siente consigo mismo sobre otra instrumental producida por el ya mencionado Just Blaze, que samplea al mítico éxito de los 80's, "What Is Love?" de Haddaway.


"Not Afraid" es sí o sí, el track donde más positivo encontramos a Eminem en este álbum, mientras que "Going Though Changes" es sin duda alguna el track más personal y oscuro del álbum, donde detalla su fármaco-dependencia, la depresión originada por la pérdida de su mejor amigo mencionada al principio de esta reseña, al igual que su segundo divorcio de la madre de sus hijas y lo difícil que fue el salir de este agujero. La madurez que muestra Eminem en este track producido por Emile Haynie es algo que no se había visto hasta ese momento en la carrera del rapero de Detroit, un track perfectamente bien ejecutado, tanto en su producción, como en el storytelling que se emplea en medio de los coros de Ozzy Osbourne, los cuáles fueron sampleados del clásico de Black Sabbath, "Changes", disculpándose con aquellos a quienes hirió mientras se encontraba en ese estado mental, pero sin embargo, agradeciendo el hecho de que la vida le haya dado una segunda oportunidad, cosa que profundizó con mayor claridad más adelante, en "Cinderella Man".


Para concluir, llegamos a los puntos bajos del álbum: "Space Bound" y "Love the Way You Lie", ambas canciones muy similares, que hacen uso de guitarras acústicas en sus versos y a su vez nos hablan de la confusión que existe entre el amor y el desamor. En los coros del primer track nos acompañan los falsetes del británico Steve McEwan y en el segundo las vocales de la protegida de JAY-Z, Rihanna. Tanto "Space Bound" como "Love the Way You Lie" son los que les dan ese tono Pop al álbum, que si bien de alguna manera u otra logra encajar con el tono musical que este proyecto nos trae, es lo que a su vez sería algo contradictorio para el rapero que una década atrás repudiaría a todo aquel artista que hiciera música Pop, y de igual manera contraproducente, ya que eventualmente él mismo formaría parte de uno de ellos. Sin embargo, regresando a los tracks en cuestión, estos hacen ilusión a su relación de odio-amor con su ex-esposa, Kim Mathers, ya que en ellos Eminem describe lo tóxico que puede ser mentalmente una relación que él tuvo con la mujer de su vida, vaya.


"Recovery" marcó un antes y un después en la carrera musical de Eminem y, nos guste o no, en el Hip-Hop. Siendo este álbum, un clásico que inspiraría a todo aquel rapero que en ese entonces no se atrevería a usar sonidos Pop de la propia manera que lo hizo Eminem y que de igual manera hubiese sido influenciado por él mismo en el pasado, sin embargo, dejó qué desear líricamente si lo comparamos con su antecesor, "Relapse".



47 vistas

©2020 por RYRNA.