• Jesus Pacheco

Reseña: channel ORANGE de Frank Ocean

El primer lanzamiento de Frank Ocean, que llegó en la forma de un fascinante mixtape titulado Nostalgia, Ultra, ya había demostrado que, entre el colectivo Odd Future, había una estrella con sabiduría y habilidad sin igual.

Un comienzo propicio, particularmente dentro de su alcance narrativo, Ocean hizo de titiritero a los personajes que protagonizaron sus lamentos románticos con una habilidad superior: los singles 'Swim Good' contaron la historia de un asesinato-suicidio, mientras que 'Novocane' fue el soundtrack lleno de drogas de una historia de amor de una película independiente. Una colección de perspectivas únicas inundadas de texturas románticas, era desconcertantemente frescas, elegantes, sofisticadas e inteligentes; especialmente cuando se comparación con las canciones que se estaban haciendo en aquel momento por otros artistas de Odd Future, como Earl Sweatshirt y Hodgy.

Un año más tarde, Ocean lanzó Channel Orange que, para sorpresa de muchos, superó con creces tanto a Nostalgia, Ultra como a los lanzamientos actuales de sus colegas de Odd Future, entre los que se encontraba el siempre excéntrico rapero Tyler, The Creator.

El álbum se basa en los cimientos que Nostalgia, Ultra había pavimentado y lleva a buen término esa visión. Continuamente merece ser recibido como tal, Channel Orange se erige como un excelente ejemplo de un álbum de larga duración en una era de canciones sueltas.

El principal colaborador de Ocean, Malay, reveló en una entrevista que había pocos restos de las sesiones de grabación, lo que sugiere la precisión involucrada. Las inspiraciones directas para el álbum fueron actos psicodélicos de los 70. 'Pyramids', por ejemplo, es una canción de 10 minutos de funk cósmico que convierte al antiguo Egipto en un club de striptease, y Cleopatra en una bailarina cansada. Ocean construye un puente entre un beat electrónico optimista y un R&B lento y elegante. Sorprendentemente, todos estos hilos divergentes suenan rígidos y juntos. Quizás lo más importante, 'Pyramids' es un excelente ejemplo del oído de Ocean para la experimentación y el alcance musical.

Si 'Pyramids' impresiona con su alcance a través de géneros y sonidos, su alcance en el lirismo es igualmente asombroso. Ocean ha agudizado su habilidad para las historias cinematográficas, contando cuentos visuales a través de una serie de dispositivos narrativos y personajes. Channel Orange cuenta con un par de historias de amor;la bellamente incierta 'Thinkin' Bout You' y la cariñosa despedida de 'Forrest Gump', ambas dirigidas a un hombre. En un mundo ideal, esto no tendría importancia, pero trabajar en la comunidad del hip hop, muy conocida por su comportamiento hiper-masculino y tendencias homofóbicas, las letras sinceras de Ocean fueron y siguen siendo innovadoras. La decisión de Ocean de revelar su sexualidad se sintió como un momento decisivo en la historia del hip-hop y el R&B.

Dado el estado emocional de Ocean al momento de la grabación del album, admitió que "lloró como un maldito bebé" el día en que salió, el álbum alcanzó el equilibrio perfecto y vacilante de lo profundamente personal y emocionalmente identificable. En su album de seguimiento 'Blonde', Ocean busca redefinir el queerness pop y la excentricidad del R&B. Sin su predecesor, su vision se derrumbarían en los cimientos.


El uso ambiguo de "Tu" no sirvió para nada en la visión de Ocean en 'Thinkin' Bout You', “My eyes don’t shed tears, but boy they pour, when I’m thinkin’ bout you,”. En realidad, Ocean sabe exactamente a quién se dirige, del mismo modo, en 'Forrest Gump' canta alabanzas de su amante anónimo, describiéndolo como “so buff and so strong,”,antes de capturar la inocencia desarmadora de los sentimientos de un nuevo amor, mientras simplemente bromea “Forrest Gump you run my mind boy”. En "'Bad Religion', la cumbre de su agitación amorosa, se le escucha decir “I could never make him love mea un taxista que solo puede ofrecer el deficiente ungüento de Dios.

Sin embargo, hay más burbujas debajo de esa serie de temas. El álbum es una observación de su tiempo y las tendencias mientras Ocean apunta a los niños ricos de Los Ángeles, devorados por una bruma de privilegios. Su agudo ingenio muestra una dualidad en 'Sweet Life', mientras recita"Why see the world when you got the beach?”, El comportamiento de Ocean es a la vez sarcástica y resignada.

'Super Rich Kids' fusiona una metáfora para la economía global con una historia de superfluidad de sangre fría, rematada con una muerte súbita: "Some don’t end the way they should / This silver spoon has fed me good.”

Esta inimitabilidad, la destreza vocal, la ambición lírica y la vívida versatilidad que hace de Ocean un artista distinto, solo se amplifica por su capacidad de esconderse entre los lanzamientos. Si te gusta el álbum y quieres escuchar más, no puedes encender la radio para escuchar nuevos lanzamientos suyos.

Temáticamente, Channel Orange es casi cinematográfico en su amplitud lírica. Cada historia termina inesperadamente; cada personaje se enriquece a medida que avanza el álbum.

Una gran cantidad de música moderna de R&B y rap rebosa de historias complejas, y como tal, los críticos normalmente tienen una propensión a ignorar esto, pero Channel Orange logro convencerlos son esfuerzo. En un mundo de superestrellas Frank Ocean demuestra ser un compositor dinámico, una voz genuina y verdaderamente original. Las victorias que ha logrado este álbum han sido bien ganadas.


91 vistas

©2020 por RYRNA.