• Adan Ibarra

Eminem y su inútil esfuerzo por mantenerse relevante


Eminem es una leyenda en la música, ha hecho grandes proyectos y su habilidad lírica se mantiene intacta, en la cultura pop es fácilmente catalogado como el mejor rapero de todos los tiempos y en la Hip-Hop, aunque ya existe mucha controversia con asumirle este mote, aún se comprende porque ciertas personas lo clasifican así.

La controversia comenzó desde Recovery, cuando comenzó a hacer una y otra vez lo mismo: canciones con versos gore inmaduros y coros pop, que para darle un toque de acidez añadía términos homofóbicos y misóginos con un fake wokeness político, su fórmula se repitió hasta Revival donde sus más leales seguidores intentaron darle una historia al álbum, algo que no lo salvó del fracaso.

A partir de Kamikaze, se sintió un Marshall distinto, que intentaba encajar más con la nueva generación de escuchas, por eso cambió su producción pero todo su esquema lírico y de flow lo mantuvo, por lo que no cambiaba del todo.


Music To Be Murdered By y su Deluxe son una mejor versión de Kamikaze, pero esta versión mejorada no fue suficiente para ingresar en los nuevos seguidores del Hip-Hop y sus nuevos estándares de calidad que manejan.

No es que el rap esté hecho una basura como los stans de Slim Shady argumentan, es que realmente Eminem ya no supo madurar musicalmente ni tampoco adaptarse al nuevo público.

El rap es un género joven, tan joven que consideran a Fivio Foreign como un viejo por despegar a los 30 años, entonces por esto pondremos a Eminem categorizándolo con raperos de su edad: Lil Wayne, Rick Ross, Jay Z, Nas, Kanye West, etc.

Todos estos raperos que mencione, han tenido una madurez lírica, no hablan de lo mismo de hace 10 años, su visión ha cambiado, inclusive alguien como Lil Wayne quien es 10 años más joven que Eminem y que frecuenta colaborar con muchos raperos que oscilan entre los 18 y 30 años, ha demostrado madurez en sus múltiples proyectos, un crecimiento en el y se le aplaude como intenta hablar de otras cosas y no solo demostrar sus habilidades en el rap, Eminem piensa que solo con impresionar por su habilidad lírica logrará hacer que todos cataloguen su trabajo como supremo en una época en donde la competitividad ha crecido en múltiples aspectos.

Hoy en día, para evaluar la calidad de un artista se toman en cuenta la habilidad lírica (punchline, wordplay, etc), el flow, temática, producción, videos, innovación, influencia, estilo y muchas más cosas, aspectos que cuando Slim Shady surgió no eran tan tomados en cuenta, aunado a que el rap es un género de memoria corta y recuerda más a alguien que frecuentemente colabora o saca proyectos que alguien que lanzó algo bueno hace 3 años, Eminem no ha lanzado nada bueno desde 2009.

Music To Be Murdered By -Side B (Deluxe Edition) muestra que para la Generación Z, Em no es nada más que un artista que vive del pasado y su mayoría de fanáticos son adultos entre 35 y 40 años, quienes entran en la nostalgia al escuchar a Eminem y sienten que el salva al “buen rap” al criticar a mumble rappers y apoyarlos en su idea de que la música es basura actualmente.



Este álbum se espera que logre entre 70,000 y 80,000 ventas en su semana debut, un número muy bajo para la fama internacional de Eminem. En comparación con el, usaremos de ejemplo a un artista nuevo: YoungBoy Never Broke Again logró 126,000 ventas en la semana debut del álbum TOP, un artista vetado de muchos medios por sus controversias y que apenas lleva 3 años en la industria superó en ventas a una leyenda.

Si bien, las ventas no reflejan la calidad de ningún proyecto, si reflejan la conexión que logra el artista con el público, ya sea el familiar o uno nuevo y el cómo pueden abrir el interés en las personas para escuchar un álbum con tan solo leer en un blog o escuchar que cierto artista está estrenando un nuevo proyecto; Eminem perdió el interés en gente externa a sus stans porque el Eminem que las nuevas generaciones conocen no es interesante, ni su imagen, ni su música, ni nada, para ellos Slim Shady solo es una leyenda que vive de su pasado y no ha sabido manejar bien los años, por lo cual es menos interesante escuchar lo que el habla en su música y prefieren escuchar a un joven oriundo de Baton Rouge que mediante su música habla de su vida.

No se trata de comparar el fondo del proyecto de Eminem con el de NBA YoungBoy, es una simple comparación, pero con esta bizarra comparación nos damos cuenta de que tan bajo ha caído Marshall Mathers, encontrándose en un punto en donde aunque es leyenda, es mucho menos relevante que la mayoría de artistas jóvenes, quienes aún sin tener la fama mediática de Em, ni su equipo de trabajo ni apoyo de disquera, logran abrir más la intriga en el público joven por escucharlos ya sea con su música o con su persona.


Aunque Eminem busque relevancia sacando más música, la verdad es que al estar en un estatus de leyenda es innecesario que haga esto. André 3000 quien desde 2003 no saca ningún proyecto ni con Outkast ni en solitario, retiene el título de uno de los mejores de la historia y el respeto que las nuevas generaciones tienen hacia el es mucho porque su discografía respalda este título, Eminem tiene muchos trabajos que apoyan las consideraciones de ser el mejor de la historia, su habilidad y técnica aunque pasen los años se mantiene inmaculada, una discografía que tiene clásicos, su influencia en raperos es irrefutable y su aporte a este género ha sido muy importante, pero el hecho de que intente mantener relevancia en su nombre le ha terminado por ser contraproducente, perdiendo el respeto de las nuevas generaciones ya que en la última década sus trabajos no han estado al nivel de lo que sacó antes de 2010.

También te podría interesar:

Drill, el nuevo terrorista de Estados Unidos

¿Como los seguidores de Lil Uzi Vert destruyeron su carrera?


2,079 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo