• Sagax

Reseña: IGOR de Tyler, The Creator

Actualizado: may 20

El lanzamiento de un álbum es una excelente oportunidad para un artista de reinventarse, de mostrarle al mundo y a sus seguidores una nueva faceta o un nuevo acercamiento hacia el contenido que desea abordar. Tyler Okonma está totalmente consciente de esto y en cada trabajo que hemos podido escucharle nos muestra una pequeña parte de su gran personalidad. IGOR, su más reciente álbum y su primer número 1 en las listas de Bilboard, no es la excepción. Completamente producido por su cuenta, IGOR debió haber sido un gran reto para Tyler por el simple hecho de tener a sus espaldas a “Flower Boy”, álbum que para la mayoría de los sitios de música en internet es lo mejor que ha sacado el rapero en toda su carrera.

IGOR’S THEME comienza con Tyler apretando los sintetizadores (un estilo muy particular en su música que la hace extremadamente reconocible), luego viene la batería con una frescura que se combina perfecto con lo atiborrado del sonido ambiental y una de las colaboraciones más bizarras e inesperadas de todo el álbum. Lil Uzi Vert cantando, si, escucharon bien, cantando el coro: “Ridin’ ‘round town / They gonn’ feel this one. / Ridin’ ‘round town / They gonn’ feel this one.” con una seguridad y buen humor que seguramente será una de las líneas más repetidas por los fanáticos de ambos raperos. El outro de esta canción es especial, aparece Solange cantando el mismo coro con LUV y combina su voz con un complejo escenario de sonidos que suben, bajan y brincan entre platillos, teclados, gritos, ad-libs y más y más sintetizadores que se deslizan como por una tobogán hacia EARFQUAKE, segunda canción y éxito del álbum.

“Cause you make my earth quake / Oh, you make my earth quake / Riding around, your love is shakin’ me up and it’s making my heart break”

Otra canción de amor por parte de Tyler después de rompernos el corazón varias veces en el pasado (sólo un insensible no recuerda canciones como IFHY o Fucking Young). Lo que siempre ha sido un misterio es a quién Tyler le ha dedicado todas estas canciones…¿Serán todas para la misma persona? o ¿Será que el rapero tropieza con el amor en distintas ocasiones y con diferentes caras? “Don’t leave, it’s my fault / ‘Cause when it all comes crashing down i’ll miss you” cantan a voz profunda con un claro sentimiento de arrepentimiento. Playboi Carti, segunda colaboración (y triunfal) del álbum, aparece haciendo lo que mejor sabe hacer: recitar versos sencillos con mucha personalidad y sin esfuerzo aparente, que se adecuan perfectamente a la energía del beat, y en este caso, combina perfectamente su baby voice (tonada que le da a su voz para darle más “dulzura” o down tempo a lo que plantea, como lo hace en Fell In Love, No Time y Flatbed Freestyle de “Die Lit”) con la bella melodía que Tyler evoca desde el asiento de su piano. ¿Qué dice Carti en estas líneas? Eso es lo de menos y ni siquiera debería importar. Tyler y él definitivamente lograron un terremoto juntos (cabe mencionar que la canción fue rechazada por Justin Bieber y Rihanna para fungir como colaboradores).

Tras la maravillosa experiencia musical de las 2 primeras canciones que funcionan como intro, el álbum continúa con I THINK, balada cargada de ritmo de baterías que tiene un estilo parecido a lo que hizo el rapero en “Cherry Bomb”.

“I think i’m falling in love / This time I think it’s for real”

Tyler aquí continúa hablando del amor y reflexiona cómo a pesar de no tener claridad o garantías en ningún aspecto de su vida, sabe perfectamente que ama a ese ser amado, y probablemente, ese amor sea el único sentimiento “real” que es capaz de experimentar a estas alturas de su vida. Un exquisito bridge le cambia el ritmo a la canción y le da un toque más refinado con improvisaciones en los sintetizadores y en general una producción más funk, mucho mejor que la primera parte .

“Runnin’ out of time / runnin’ out of time / runnin’ out of time / To make you love me” canta Tyler en RUNNING OUT OF TIME sobre otro paisaje sonoro funk y muy ad hoc con la naturaleza romántica de la canción. Podemos ver cómo al rapero le preocupa no tener tiempo para salvar su relación, que inevitablemente terminará, y supone el primer quiebre o desliz que sufre la relación amorosa que se plantea a través de todo el trabajo.

NEW MAGIC WAND reúne de nuevo sintetizadores profundos y ritmos complejos para entregarnos una de las canciones más brillantes del álbum:

“I saw a photo you look joyous / My eyes are green, I eat my veggies. / I need to get her out the picture / She’s really fucking up my frame…she’s not developed like we are”

Y a pesar de tener una relación amorosa desarrollada, la mente de Tyler todavía tiene la imagen de alguna otra conexión que tuvo en el pasado y sabe que tiene que eliminarla lo antes posible para mejorar su cuadro de la vida. Una ola de samples y sonidos inunda la canción mientras se repite “Please don’t leave me X 8” hasta que

todo cambia repentinamente y se convierte en una odisea electrónica intoxicante acompañada de los mejores momentos y versos del rapero, usando la energía y agresividad que ha caracterizado y elevado su carrera. “Take one look in the mirror, implications so clear / I live life with no fear, except for the idea that one day you won’t be here.” rapea sin tiempo de respirar y con una urgencia casi fisiológica de expresarlo.

Tras el huracán de NEW MAGIC WAND, la calma regresa hacia el ecuador del álbum con “A BOY IS A GUN”. Canción perfecta para disfrutar de un día tranquilo acompañado de soul, más melodías de piano bien pensadas y un sample de “Bound”, canción que también Kanye uso para su famosísima “Bound 2” de Yeezus. Este último rapero es el siguiente invitado que aparece en “PUPPET”, otro gran acierto del álbum gracias a la gran conexión que tienen los 2 raperos.

“I do not have self-control / I am startin’ to wonder / Is this my free will of yours.”

Dice Tyler poniendo de manifiesto como está siendo controlado y manejado por las ideas o sentimientos de esa persona que ama. Al parecer, lo bueno que tiene para rapear no lo tiene para amar. La canción explora tanto lo negativo y positivo de las relaciones amorosas y toda la aventura que oscila entre estos 2 puntos. Tras otro alucinante Outro (la aparición de estos cambios de ritmo y estilo es común en todo IGOR) se escucha repentinamente “But at some point, you come to your senses”, sugiriendo un cambio de perspectiva: desde la idealización utópica del amor y su pareja hacia el entendimiento y tranquilidad de ver las cosas como realmente son.

Con este cambio de perspectiva llega “WHAT’S GOOD”, la canción más apegada al estilo que Tyler ha manejado por todos estos años. Sintetizadores agresivos y baterías del mismo nivel pavimentan el terreno para un río de versos en los que el rapero aprovecha su estado en la cima para celebrar su genio: “Niggas turning it up, well shit, I’m tearing you down / Hard to believe in God when there ain’t no mirrors around”. Tal parecer ser que en este punto, Tyler sólo cree en sí mismo.

“GONE GONE / THANK YOU” es una de esas canciones clásicas que en realidad son 2.

En la primera canta Cee Lo Green acompañado de guitarras y percusiones: “My love’s gone, my love’s gone / Or maybe it’s just a dream that I can’t seem to wake up from”, aceptando que todo ha llegado a su final, o eso es lo que creen y sólo es un sueño, no una pesadilla. En la segunda parte comienza con una de las palabras más reales y duras que contiene todo el álbum:

“Thank you for the love, thank you for the joy / But I will never want to fall again”.

Esta última canción representa una ruptura o separación y la aceptación, que tarde o temprano llegó a la mente de Tyler. Después viene la superación y en “I DON’T LOVE YOU ANYMORE” lo dice de manera clara: “Cause I don’t love you anymore (You wasted my time and I know that these things are not hard)”. Exquisita canción con un Bridge con guitarra eléctrica que solamente un sordo sería capaz de no disfrutar y nos deja con un sentimiento de victoria, tal vez la victoria que tuvo el rapero sobre sus propias frustraciones y desamor.

“ARE WE STILL FRIENDS?” es el final del álbum y también el final de una relación. Tras todo el amor, los sentimientos, las peleas, los recuerdos, las inseguridades, sólo le queda a Tyler preguntarse si es capaz de seguir manteniendo una amistad con la persona que llego a significar todo para él. ¿Cómo volver? ¿Cómo perdonar? Esta es la pregunta que tiene que resolver para poder seguir siendo parte de la vida de esa persona que amo hasta casi su destrucción.

“Are we still friends? / Are we still friends? / Are will still friends? / I can’t say goodbye”

Así Tyler termina el álbum coherentemente y con otro Outro grandioso, en la línea entre el gospel y el rock psicodélico. Seguramente habrá muchas opiniones divididas con respecto a este álbum, es de esos que o lo amas o lo odias. No sé puede decir que Tyler decepcionó porque IGOR es una entrega sólida con una producción de calidad y un mensaje claro, sin embargo, tampoco nos sorprendió ni significa un parte aguas ni para el rapero ni para el género. Se le agradece a Tyler, The Creator por intentar crear algo diferente, darle mayor expansión a su música explorando con electrónica, R&B, Funk y música experimental con el fin de escapar de los convencionalismos tan dañinos y destructivos que han hecho que el 2019 este lleno de álbumes mediocres. Lleno de melodías en piano que nos transportan a lugares soleados, sintetizadores graves que recuerdan a las montañas de estos lugares soleados, y coros, voces y versos que complementan la escena cómo aves cantando gloriosas desde la copa de los árboles de dichos lugares soleados, IGOR no es más que una carta de amor, y hablando más específicamente, una carta de despedida, una carta de superación del amor., Nada de grandes proezas, nada de posiciones políticas o filosóficas, sólo sentimientos pintarrajeados por sonidos psicodélicos. IGOR termina siendo una liberación para Tyler, así como la consolidación musical y de estilo para uno de los artistas más mediáticos y extravagantes de los últimos tiempos.

51 vistas

©2020 por RYRNA.